arroz1
arroz-blanco

EL ARROZ

Una hermosa leyenda cuenta que el dios Shiva se enamoró de una bella mujer que le puso como condición para casarse encontrar un alimento que nunca llegara a aborrecer por mucho que lo comiera. Shiva no pudo encontrarlo y la mujer murió de tristeza. Cuarenta días después, en su tumba se encontró una planta, hasta ese momento desconocida. Shiva entendió que ese era el alimento que su amada le había pedido. Recogió sus granos y los llevó a todo el reino.

El arroz alimenta a la mitad de la población mundial, es común en muchas culturas y en algunas es el centro de su gastronomía. India y China se disputan los cultivos originarios de esta planta que data del año 7.000 A.C. Hoy en día se cultiva en zonas pantanosas de los cinco continentes.

El arroz atraviesa un proceso de “molienda” y de “pulido” que sirve para eliminar todo el salvado, la mayor parte del germen que lo cubre y una capa de aleurona. Lo que se obtiene es un grano limpio cuya mayor ventaja es que puede mantenerse en buen estado durante meses. El arroz integral es llamado también moreno por su color, no ha sido molido y por eso mantiene intacto el salvado, el germen y la capa de aleurona, que es rica en enzimas.

En Colombia se cultivan 400.000 hectáreas de arroz que producen cerca de 2.100.000 toneladas de arroz con cascara al año. 40 kilos de arroz blanco consume cada colombianos en promedio al año, la costa caribe está por encima con 54 kg por persona y la zona oriental está por debajo con 30 kg. El 90% de la cosecha mundial se obtiene de India, China y Japón.